Andrés Gustavo López Ordaz

jarochilandio

Bovino de la familia
#1
López Obrador se desdice: dice que él ordenó directamente liberar al hijo de "El Chapo"


Ya ensorbecido por el poder, al más puro estilo de un cierto Gustavo Díaz Ordaz, le vale madres declarar que HA VIOLADO IMPUNEMENTE LA LEY, al ordenar que se libere a un delincuente... ¡perdón!, a un "presunto delincuente". Imagino que por ahí iba la idea: como sólo era un "presunto delincuente", pues... ¡mejor dejarlo ir y asunto resuelto! Los jueces de lo penal ya tienen mucha chamba, mejor les aligeramos el trabajo. Ya más tarde, cuando fue a saludarla pesonalmente, lo acusó con su abuelita, para que lo regañara por andar portándose mal.

En un país en donde IMPERARA LA LEY, en donde el congreso no fuera sólo FLORERO del PRIejidente, esta declaración conduciría de inmediato a iniciar JUICIO POLÍTICO al presidente para proceder a SU DESTITUCIÓN. Pero como este dictadorzuelo ya se ha entronizado, a la manera de cierto payaso sudamericano, pues se siente seguro para PITORREARSE de la ley y hacer lo que se le hinche su regalada gana. Y por "ESTO" es por el "CAMBIO" por el que votaron 30 millones de pejeilusos. Por REGRESAR A LOS TIEMPOS MÁS OSCUROS DEL PODER ABSOLUTISTA, MEGALÓMANO, AUTORITARIO.

Y sí, así lo dijo...

“Cuando se decidió, para no poner en riesgo a la población, para que no se afectara a civiles, porque iban a perder la vida si no suspendíamos el operativo más de 200 personas inocentes en Culiacán, Sinaloa, y se tomó la decisión, yo ordené que se detuviera ese operativo y que se dejara en libertad a este presunto delincuente... ”

Tomado ÍNTEGRAMENTE de la versión estenográfica de la conferencia de prensa matutina de este 19 de Junio de 2020 que ofrece la Sala de Prensa de la Presidencia de la República. No es, por tanto, un invento -como la BOA- de los conservaduristas, los neoliberales, los fifís, los opositores al cambio, los adversarios políticos de Su PejSantidá, de los emisarios del pasado. No ej un compló de nadie,

No sé porque de inmediato me vino a la mente la siguiente frase que ya es un clásico de la soberbia impunidad que rodea a aquellos ocupantes de la silla presidencial que por ese sólo hecho se sienten dioses intocables, inalcanzables, omnipotentes, omnipresentes e infalibles.

“Por mi parte, asumo íntegramente la responsabilidad: personal, ética, social, jurídica, política histórica, por las decisiones del Gobierno en relación con los sucesos del año pasado.” Ese año pasado era... (1968) y quien la pronunció fue Gustavo Díaz Ordaz en su Quinto Informe de Gobierno, el 1º de Septiembre de 1969. Lo hizo teniendo, igualmente, un congreso sumiso, cooptado, servil, lamebotas, a las órdenes del presidente.

Pero... pero... como el actual PRIejidente tiene que ser MEJOR que los PRIistas del pasado, este YA LLEVA DOS. La PRImera vez que este engendro macuspano se sintió un émulo de Díaz Trompaz fue tras la MATANZA de Tlahuelilpan, Hidalgo, en la que al pejedesgobierno le importó un pito sacrificar a más de 130 personas... sólo para que "aprendieran la lección". Lo dijo así:

“Ofrezco a la gente disculpas si esta acción causa sacrificios, daños y molestias, pero lo tenemos que hacer; nos puede costar, pero la patria es primero; no voy a ceder en la lucha contra la corrupción”.

Y no ha cedió en su lucha contra la corrupción. La INSTITUCIONALIZÓ, con lo cual OFICIALMENTE DEJÓ DE EXISTIR a partir de SU pejesexenio. Como ninguna disposición legal tendrá carácter retroactivo, pues SÍ HAY CORRUPCIÓN EN LOS DE ANTES, ¿capisce?

Por cierto, y como un detalle para el anecdotario:

El 21 de octubre de 219, días después del suceso, explicó en rueda de prensa: "Fue una decisión del gabinete de seguridad y yo la avalé. Un gobernante puede poner en riesgo su vida pero no tiene el derecho de poner en riesgo la vida de los demás".

Ahora dice “... yo ordené que se detuviera ese operativo y que se dejara en libertad a este presunto delincuente... ”

¿A quien le hemos escuchado ya demasiadas veces decir “YO NO MIENTO”? Más pronto cae un pejehablador que un cojo. Lo dicho: en un cara-a-cara, me comería a este inmundo mercachifles y haría que explotara su lado más oscuro, el del nefasto y vengativo chamaco que formaron sus padres, solapando todas sus desgraciadeces. Ya lo de su graduación en el PRI, pues sólo supieron "apreciar sus cualidades".
 
Arriba