ALMA

BAUDEL

BOVINO JURÍDICO ARMAMENTISTA
#1
Una noche, la melodía de una playa inmortal, la noche incesante. No hay manera de escapar a su recuerdo. Inerme, entregado al sueño de sus ojos lejanos, escribo mi ruego en las arenas de la soledad silente.

Soy un algo que orbita al rededor de su alma; una sombra sin ecos ni destinos, pero la amo. Debe saberlo.





ALMA


¿Ves las estrellas?
Son semillas de “te quieros” que arrojé
a la noche empapada de silencio
mis manos están vacías de tu piel
de tus labios de cereza misteriosa
mis manos de indigente nocturno
cantan tu nombre hacia al sur,
sueño que los ecos soñolientos de los árboles
te hacen llegar mi oración


Alma que aleteas en mi bosque en obra negra
Alma de las horas infinitas
Alma de las rosas exquisitas
de la taza, de la pluma y el papel
del adiós, del presente y el tal vez
tienes que saber que endulcé la playa
escribiendo tu nombre inmarcesible
en sus arenas de oro y seda impacientes.


Alma que tiritas en el fondo de mi océano
musical, perpetua, de fuego intranquilo
Alma sin cadenas, sin veredas,
sin latidos con sabor a soledad
Alma de mis reverencias improbables,
prófugas de mis emboscadas oníricas

Alma…ven a mí


Al universo sin norte que es mi pecho sin ti
A la mesa sin botella ni rosas que es mi boca sin tu sabor.
Alma del verso del mar silente
pequeña nube del paraíso que a diario pincelan los dioses
no vueles sobre otras montañas que no sean mis suspiros
no aromes otros abismos que no sean mis brazos
no te extiendas más que sobre mis labios quebradizos


Alma dulce,
agua de versos lunares,
néctar de pasiones irrestrictas
crónica de mi alma sedienta de tu fragancia
para tu alma, mis vacíos
para tu corazón, mis versos de encierro
para tu sonrisa, mis demencias
para ti, siempre yo,
hasta que mis cenizas sigan cantando un te amo.

 
Arriba