Resultados 1 al 12 de 12

Tema: Confesiones de una mujer casada e infiel

  1. #1
    Fecha de ingreso
    31 mar, 10
    Mensajes
    205

    Predeterminado Confesiones de una mujer casada e infiel

    Confesiones de una mujer casada e infiel
    Por : Isabel “Mistika” Rodríguez

    Hola a toda la comunidad bakuna, que en su mayoría son machos hambrientos de sexo, lujuria y pasión.

    Para los que no me conocen soy la esposa de Juan Francisco, Alias “Everim-75”, mi marido y yo hemos tenido unas aventuras de lo mas sexoso, además de las confidencias de una que otra vecinita y mis amigas de la escuela.

    En este primer relato les hablare de Ruth, mi mejor amiga desde hace muchos años, somos las amigas desde que nacimos, fuimos vecinas y compartimos muchas aventuras en nuestra juventud.

    Les describiré a Ruth como una mujer de 1.73m de altura, rellenita, bueno un poco gordita, unas nalgas enormes, se le forma el culo cuando se pone jeans muy ajustados. De senos están grandes también, ella usa brasiere talla 38 dd. Su facinacion son las tangas de hilo dental, metiéndose el hilo en medio de sus nalgas. Tez blanca, cabello largo y quebrado, les diría el color de su cabello, pero se lo ha pintado demasiado que no se cual sea su color, pero imagínenselo color rojizo.

    De joven cuando salíamos al centro de la ciudad o algún centro comercial ella llamaba mucho la atención de los hombres pues siempre en días de calor por lo general no se ponía sostén, dejando libres esas chiches enormes.

    Ruth se caso 3 años antes de que me casara con Juan, pues su novio en aquel entonces, hoy su flamante y cornudo marido la embarazó. Ellos no se querían casar, pero en las familias de ambos les obigaron a hacerlo pues ambos pertenecen a familias tradicionales y ellos consideraban una ofensa el que no se casaran.

    Bueno, después de algunos años las cosas en el matrimonio de Ruth y Orlando iban caminando de manera normal. Las cosas se calmaron un poco pero la suegra de mi amiga se metia demasiado entre ellos, al grado que en una ocasión Ruth se vino a quedar en nuestra casa.

     “hola, ¿Cómo estas Isa?”
     “Ay amiga, te dire, jajajaja, no te creas, todo bien, que se te ofrece Ruth?”
     “Pues la verdad estoy mal, Doña tormenta se vino una temporada con nosotros y pues ya no la aguanto, me acabo de pelear con Orlando y la verdad quiero estar sola”- respondio.
     “Ay, ya sabes que cuentas con nuestra casa, puedes venir cuando se te ofrezca, aquí Juan te prepara una de las recamaras, ándale, ven y aquí terminamos de platicar”- le dije para que se sientiera en confianza y viniera a la casa.
    Terminamos de hablar, recuerdo que fui con juan a su cuarto de estudio y le comente lo sucedido, ambos concordamos que seria buena idea estar con ella en esos momentos. Como a la media hora de que colgué la llamada con Ruth se escucho el ruido del claxon de su auto, sali a ver quien era, y si, efectivamente era ella quien hacia su aparición por la casa.

    Al bajar de su auto nos dimos un fuerte abrazo, su rostro se lleno de lagrimas, entre sollozos decía que yo era la única persona en el mundo que la entendía, cosa que es cierta pues su familia casi no le hace caso.

    Entramos a la casa, Juan nos ayudo con la maleta que traía así como también una bolsa con comida que había comprado para comer mientras nos contara todo lo que le había pasado con “Doña tormenta”.

    Mientras comíamos ella nos comento que “doña tormenta” hacia cada cosa en la casa de Ruth y Orlando, son demasiadas que no vienen al caso comentárselas, pero lo que si en verdad le calo a mi amiga fue que esta señora le menciono a una exnovia de Orlando, con la cual siempre comparaba a mi amiga. La pinche vieja siempre quiso que su hijito adorado se casara con esa vieja, pero solo era por el interés del dinero. A mi me consta que una ocasión le dijo que la chava estaba mas delgada que mi amiga y eso que ella también estaba casada.

    Esa y otras humillaciones le decía “Doña tormenta” a Ruth, pero el imbécil de Orlando en lugar de defender a su esposa simplemente le daba la razón a su mamita.

    En fin, después de una larga conversación Ruth me pidió hablar a solas conmigo, pues tenia algo que confesarme, algo que ella consideraba de vida o muerte. Mi monamorsh entendio el mensaje y se fue a su cuarto de estudio.

    Ya una vez solas ella me solto la bomba, la noticia que tanto le intrigaba comentarme:

    “Ay amiga, me siento apenada, no sabia a quien decírtelo, este secreto me esta calando”. Comentaba Ruth frotándose las manos denotando cierto nerviosismo.

    “pues que paso, ándale cuéntamelo”. Le respondia inquieta, es que ella me desespera pues le daba mucha vuelta al asunto.

    “! TENGO UN AMANTE ¡”, esas fueron sus palabras, éstas hicieron que mi boca se quedara muda como lapida

    La incredulidad se adueño de mi mente, no podía creer lo que mi mejor amiga me confesaba algo que no esperaba, pero que si entendia ante la dura situación que vivía con su matrimonio.


    ¿Qué dijiste?- Fue lo primero que se me vino a la mente en esos momentos, pero no lograba aclarar mi mente, era algo que alguna vez pensé pero que jamás llegue a concretar con una idea clara.

    “Lo que oiste amiga, tengo un amante, un hombre que si me llena como mujer, un hombre que me ha enseñado como es el amor, me he enamorado de el”- me respondio con un poco mas de seguridad en sus palabras

    ¿pero, quien es, como lo conociste?”- preguntaba de manera algo inquieta y desesperada.

    “un compañero de trabajo, se llama Rogelio , es mas chico que yo, tiene 22 años, es guapo, no mucho, pero tiene lo suyo. En serio amiga me ha hecho ir al cielo y mas alla”- el nerviosismo había quedado atrás, Ruth cambio su estado de animo al hablar de el.

    “te entiendo, se que con Orlando no has sido nada feliz, pero como se te ocurrio meterte con ese chavo, si es mas chico que tu, ten cuidado, no vaya a pasar algo de lo que te vayas a arrepentir”- atiene al decirle

    ¿quieres que te cuente la historia de como paso?- pregunto

    Si, me gustaría saberla- respondí

    Esta bien, aquí voy:

    En la oficina donde trabajo (Ruth es empleada de un call center) estaba en uno de mis breaks de 10 minutos, ese día traía muchas ganas de fumarme un cigarro, pero el problema es que dentro del edificio no podemos fumar, ni en los jardines. Así que me salí un rato del edificio y me dispuse a fumar mi tan ansiado cigarro.

    En el lado opuesto al que yo me encontraba estaba Rogelio, se notaba que hablaba por celular, y a lo que pude escuchar estaba en medio de una conversación media energica con alguien.

    No le tome mucha importancia a lo que el estaba haciendo, pues no era algo que yo quería enterarme en esos momentos, yo solo deseaba fumarme ese cigarro que había sido mi necesidad en la mañana.

    Al terminar de fumarme el cigarro, vi que solo me quedaban 3 minutos de break, así que me meti al edificio y me dirigi a la cafetería para comprarme un refresco y unas galletas para tenerlas en mi cubículo.

    Compre las cosas y me dirigi al elevador, la espera no fue demasiada, pues casi de inmediato llego, las puertas se abrieron y logre entrar, justo cuando se cerraban las puertas una mano llego para abrirlas, si, era Rogelio, que justo llego para entrar al elevador.
    De reojo me volteo a ver y entre sollozos me dijo: “oiste el espectáculo de alla abajo, ella no me entiende”

    Yo me quede indiferente, porque no sabia a que se referia, solo escuche algo, pero no supe que era.

    Perdona, no se de que me estas hablando. Respondí

    Si, alla abajo discutia con mi mujer por detalles del trabajo, pero ella no lo entiende. agrego

    (yo jamás había cruzado palabra con el pues estamos en diferentes pisos y solo en ocaciones me lo encontraba en la cafetería o afuera fumándose un cigarro.)

    Habla con ella, la comunicación ayuda en estos casos. Atine a decirle.

    Cuando me iba a responder las puertas del elevador se abrieron en el piso donde yo me tenia que bajar, solo alcance a decirle adiós.

    Entre a mi cubículo y segui con mis actividades de hacer las llamadas y ofrecer los servicios de crédito. Como a la media hora llego un correo interno a mi computadora, yo pensaba que era mi amiga Ana Laura, pues siempre estamos en contacto aun en las horas de trabajo. Mi sorpresa fue que descubri que quien me lo había mandado era Rogelio, como les repito era la primera vez que hablábamos. El mensaje decía: “disculpe, podríamos comer juntos, Rogelio”.

    Yo soy una mujer a la que no le gusta mucho que las personas se le “empalaguen”, me molesta que la gente este encima de mi, siento que es una presión para que una se junte con una persona a la que no le cae o tiene poco tiempo de conocerla.

    Simplemente ignore el correo que el me mando y a la hora de comer ese día me fui a otro lugar en compañía de Ana Laura. Estando ahí le platique a Ana lo que me sucedió con Rogelio, ella lo conoce mas que yo, debido a que ella convive mas con el por las situaciones del trabajo.

    Ana me comento que Rogelio pasaba por una crisis matrimonial, a causa que su esposa no quería encargar un hijo, esto después de casi 2 años de matrimonio, el lo quería, ella no, por las cuestiones laborales de ella y esas cosas. Por ello siempre vivian peleándose y discutiendo por lo mismo. Además que el es solo en el mundo, sus padres murieron juntos y el no tiene hermanos.

    Cuando Ana me conto esa historia me sentí un poco deprimida, pues el en buena onda me había buscado para contarme sus penas y simplemente lo había mandado al diablo. Al regresar a mi cubículo le mande un correo de disculpas pidiéndole verlo al día siguiente en la hora de comida. El me respondio que si, que le parecía buena idea pues el se había quedado con las ganas de plarticar.
    “Ay Isabel, no sabes que mal me sentí por ese chavo, imagínate estar solo viviendo sus penas y no poder contárselas a alguien” me indico Ruth.

    ¿Y luego que paso, se vieron al día siguiente?” respondí

    Si, mira, al día siguiente nos vimos en la cafetería del edificio, el llego primero y ya tenia servido la comida que degustaríamos, el traía comida china y a mi me compro una ensalada cesar muy repleta.

    Durante la comida el me conto parte de su vida, las cosas que le tocaron vivir, y lo de su matrimonio, los problemas con su esposa que no le quería dar un hijo.

    Yo me limite a contarle de doña tormenta y de las cosas que pasamos Orlando y yo. Nada del otro mundo.

    Al hablar con el me sentí que hablábamos el mismo idioma, las mismas cosas nos pasaban a ambos, claro que no pensaba estar con el sexualmente, bueno ese día no lo pensé.

    Antes de terminar nuestros alimentos intercambiamos correos, numero de celular y el Facebook. El me dijo que le agradaría mucho ser mi amigo y compartir consejos de cocina y esas cosas del hogar.

    La amistad entre nosotros día a día se fue fortaleciendo, compartíamos cigarros en los breaks, comíamos juntos y chateábamos en las horas de trabajo.

    “haber, haber,- interrumpí-, dime como fue que se dio que se cogieran”

    “ay amiga que cachonda eres, no me dejas explicarte como fue” me respondio

    “al grano, ándale, dime como fue” inquirí.

    “esta bien, me adelantare a esa parte.” Contesto

    Estaba yo en la casa atendiendo a la niña, Orlando no estaba, en eso sono mi celular, vi que era el.

    “Hola como estas Roger, ¿que paso?”

    “mal Ruth, ¿podría verte ahora, me urge amiga, ya no aguanto, quiero desahogarme contigo” contesto

    “mira, estoy algo ocupada, la niña esta un poco enferma, pero si quieres puedes venir a la casa, aquí estaré.” Conteste

    “esta bien, pero no habrá algún problema con tu marido, digo no se vaya a molestar, no quiero ocasionarte algún problema con el” me replicaba.
    “el no viene ahora, llega hasta en la noche, no hay problema, vienes, tomamos café y me cuentas lo que te ha pasado” conteste.

    Pues para no hacerte la historia mas larga (y a ti también mi querido lector), el no tardo mucho en llegar, esto porque vive a unas pocas colonias donde yo vivo.

    Toco el timbre y salí a recibirlo, se le veía acongojado, triste. Solamente nos dimos un abrazo y de sus ojos salían lagrimas, esas lagrimas que te dicen que algo anda verdaderamente mal.

    Pasamos a la sala de la casa, lo trate de calmar, pero el estaba en su tristeza, muy acongojado. La razón era que su esposa quería el divorcio, ella no soporto que el quería tener un hijo además de otras cosas de origen económico, ( a mi se me hizo que ella ya traía a alguien mas con quien coger). De hecho su mujer se había llevado toda su ropa aprovechando que Roger estaba en su trabajo.

    El momento de que nos conectamos e iniciamos el cachondeo fue cuando él entre tantos abrazos que nos dimos el me beso en los labios, fue un beso corto pero conciso, me despertó un poco la inquietud de estar con otro hombre.

    “Perdóname Ruth, no debi hacerlo tu eres una mujer casada.”
    “no te apures Roger, en parte yo también deseaba consolarte de esa manera”

    El me tomo de la cara y me besaba en los labios, pasando su boca también por mi barbilla y mi frente. Ahí fue donde mis perjuicios de ser de otro hombre se fueron al diablo.

    Mis besos le correspondían, sus manos inquietas se movían como pecesillos en el agua, recorrían mi cuello, mi nuca, jugaban con mi cabello hasta regresarse de nuevo a mi cara.

    Mis manos solo lo agarraban de la nuca y lo hacia hacia mi, sin despegarme de sus labios, nuestras lenguas se unian en nuestras bocas, estábamos entregados el uno al otro.

    La interrupción llego cuando el teléfono de la casa comenzó a sonar. Te haz de imaginar que era mi maridito, y si efectivamente era el. En ocasiones me llama por tonterías, solo para ver si su mama estaba en la casa.

    En esta ocasión no fue la excepción, su llamada era para ver si su mami estaba en la casa además de preguntar por la salud de la niña.

    Mientras hablaba con el, Rogelio se acomodo en el sillón, abrochándose un poco la camisa y arreglándose la corbata.

    Al terminar de hablar con mi esposo me acerque de nueva cuenta a Roger, el se disculpo por el atrevimiento que había tenido al besarme, que lo disculpara por haber hecho lo que hizo.

    “Que te pasa Roger, si yo también lo deseo, tienes algo que me despierta lo mas cachondo de mi ser”.

    Me acerque a el agarrándolo de la corbata y me lo lleve a la alcoba de visitas que tenemos, (Es un cuarto que ellos tienen en su casa cuando se pasan de copas sus amigos se lo ofrecen para dormir. Es un espacio grande, con una cama matrimonial, climatizada y con una pantalla de lcd de 42 pulgadas) el se resistia, pero como ya había encendido a esta mujerona, era difícil que se escapara de mis garras ( Ruth solto una carcajada)

    Lo tire en la cama, el quedo bocarriba, yo me subi en el para besarlo muy cachondamente, sus manos ahora recorrían mi espalda, igualemente tocaban mi cabello y mis pechos por encima de la blusa. El parecía un niño inquieto al cual apenas descubria el sexo, la pasión, pues según el con su esposa solo era penetrarla y eyacular y así.

    ¡acariciame perro, tomame entre tus manos, sacia la sed de esta puta que esta a tu disposición! Arremeti contra el como poseída por el dios del sexo.

    Su mirada se convirtió en deseo, en querer cogerme con la mirada, ambos teníamos días de no estar con nuestras respectivas parejas, tu me conoces Isa, a mi el sexo antes de cualquier otra cosa es lo primordial en mi matrimonio.

    Metio sus manos debajo de mi blusa, me hicieron ir al cielo, mi piel se me puso china, el calor corporal de ambos subio a temperaturas ardientes, quemantes. Con una agilidad me safo el brasiere, no me lo quite por completo pues aun traía mi blusa puesta.

    Me separe de el, levante las manos, el comprendió el mensaje de que tenía que quitarme la blusa para poder zafarme el brasiere. Al hacerlo mis senos quedaron al aire libre, pues el brasiere cayó en su pecho.

    Tal como un becerro o un animal pequeño, Rogelio se prendió de mi seno izquierdo, despacio, ardiente y con lujuria en sus ojos me lo comenzó a besar, pasar su lengua por el, recorrió todo mi seno izquierdo mientras que el derecho era acariciado por su mano izquierda.

    Mis pezones se endurecieron como al principio era con Orlando, pero que con el tiempo se fue apagando la chispa. En verdad Isabel que me dolían de lo parado que estaban. Después de un rato el se prendio del otro, altarnando sus manos por todo mi pecho, mi estomago y mi espalda. Mi mano le correspondio buscando su entrepierna, el ya estaba bien erecto, listo para penetrarme con fuerza.

    Rogelio me beso los pezones, me los succiono, me los mamo, me los estrujo, dejándome marcas de sus besos en mis pechos.

    Me incorpore de la cama, el solo se quedo hincado en la misma, quedamos de frente, yo me baje el pantalón, quedando en la tanga que traía, el se zafo la corbata y se deshizo de la camisa que llevaba puesta. Lo volví a costar, me acerque a el, poco a poco le levantaba la camisa de tirantes que usaba, al hacerlo le besaba cada parte de su piel que quedaba al descubierto.

    Sus manos ahora buscaban mi entrepierna, sentí como levanto un poco la parte delantera de mi tanga y metio sus dedos en la búsqueda de los vellos de mi triangulito. Yo se lo impedi, pues deseaba que el se ocupara de quitarse el pantalón, estaba ansiosa de ver como seria su amigo creciente. Medianamente se levanto, alzando su vientre, arqueándose para poder quitarse el pantalón.

    Al hacerlo quedo a mi total merced, llevaba puestos unos boxers azules, muy bonitos, me gustaron sus boxers. Se le abultaba su cosita en sus boxers, no era una enormidad, pero si se notaba de buen tamaño. Nerviosa meti mi mano en sus interiores y por fin libere ese pedacito de carne de sus boxers prisioneros.

    Como te digo, no esta tan dotado como Orlando, este chavo la tiene bonita, hermosa, con un color bonito, lo que si me sorprendio fue el tamaño de sus guevos, ahí si estaba mas grande que Orlando.

    Sin dudarlo, y sin pensarlo tanto amiga, que lo agarro con la mano derecha y poco a poco se lo acaricie, lo besaba con besitos de piquito, el se retorcia de placer, se arqueaba del placer que le daba, mas cuando mi mano izquierda le agarre sus guevotes y los acaricie, en comparación de Orlando la piel de este chavo estaba mas licita, el dice que es por las cremas que usa para su área genital.

    Al verlo que comenzó a lubricar me lleve su verga a mi boca, perfectamente me cupo toda, mas o menos esta de unos 14cm, (Orlando esta como unos 18cm) fue un placer mamarle la verga a Roger, estaba muy rica, muy jugosa.

    Las mamadas que le di fueron cada vez mas veloces al igual que los apretones que le di a sus guevos, estábamos inmersos en los placeres carnales, en los pecados mortales, yo siendo una mujer casada, respetada, refinada, así como por arte de magia me converti en una puta al mamarle la verga a un hombre diferente a mi esposo.

    “Así cabron, dime que te gusta como te mamo la verga”

    “si me gusta como me la estas mamando, eres una puta, una puta que quiere que me la coja”

    “así me gusta, ándale ya dame tu leche en mi boca, quiero que te vengas dentro de mi boca “

    “mamamela mas, así solo sabes como hacerlo, ándale, quieres mi leche y te la dare”
    Sin mas de 2 o 3 minutos de estarle mamando la verga y acariciándole sus guevotes el se vacio dentro de mi boca, su sabor estaba algo mas dulce que el de Orlando, por ello me los comi todos.

    El se desplomo mas en la cama, su verga fue perdiendo su rigidez, no sin antes que con mi boca le limpiara los restos de su semen que quedaron en la cabeza de su verga y de su pellejito que lo cubre.

    Me acoste a un lado de el, el me abrazo y me agradeció lo que acaba de hacer por el, nos volvimos a besar, menos intenso que como al principio, pero yo aun quería mas de el y de su verga. Por tal motivo que mi mano izquierda bajo a su entrepierna, a la búsqueda de su lanuginosa verga. Esta aun estaba descansando de la mini batalla anterior.

    El en su afán de prenderme me recostó bocarriba, separando mis piernas, sabia que me quería mamar el clítoris o la panocha, pero solamente me gusta que me metan los dedos en la vagina, lo otro no se me hace tan placentero.

    Pero no quise que perdiera la intención de hacerlo, así que no le dije nada y permití que continuara con su misión. Coloco su cabeza a la altura de mi panocha y su lengua recorrio mis labios vaginales, al hacer eso mi boca soltó un gemido

    ¿te gusta? Pegunto

    ¡si papito, si me gusta!

    Mis palabras lo prendieron y me dio toda una cátedra de sexo oral, paso su lengua por mi clítoris, mis labios vaginales, sus dedos hurgaban un poco en mi vagina y me tocaba el ano por encima, sin llegar a meterlo.

    Te lo juro Isabel que jamás Orlando me había hecho sentirme así, él no sabia que hacer, si me besaba el clítoris, pero no a tanto grado de excitación como con Roger, me besaba y me soplaba levemente mi genitalia femenina, que mi vagina le respondio con una mojada en su cara. Ese fue el primer orgasmo que el me arranco esa tarde.

    Aun estando bocarriba, con la mirada un poco perdida, pero aun así me percate como el se agacho por el pantalón, saco algo, me imagino que el condón, porque se tardo un poco en pentrarme.

    Sentí la punta de su verga a la entrada de mi vagina,

    “Metemela de un jalon perro, mi perro métemela, quiero que me la metas” respondí

    El solo se posiciono y efectivamente me la metio hasta adentro, el dejo que me acostumbrara a su verga, como te digo el no esta tan grande como Orlando, pero aun así sentí delicioso como me la metio.

    El ritmo que tomamos fue despacio, su verga se abria paso a lo largo de mi vagina, me hizo sentir diferente a mi marido, no se que hizo, pero me hizo sentir cosas que no sentía con Orlando, no era igual, me daba mas placer, me rozaba mis paredes internas, mi panocha se mojaba cada vez mas a las embestidas de su verga.

    Estando de misionero me agarra las manos, uníamos nuestros dedos, mientras que el me bombeaba con mas fuerza.

    “así mi puta, mójame mas, quiero que te mojes todo como no lo haces con el pendejo de tu marido”

    “si mi rey, me coges toda, me haces lo que el no, chingue a su madre el y su verga grande, la tuya esta mas rica.” Respondí

    “así, ábrete mas, déjame mostrarte como coge un hombre, así, siente mi verga” me seguía diciendo mientras su ritmo de bombeo iba mas y mas en aumento.


    Isabel, el le dio al clavo con su verga, me hizo olvidarme de todo en esos momentos que me tenia bien clavada con su pito en mi ser. Perdóname por contarte esto, pero el es un mejor amante que mi marido, es que el si sabia como llegarme a pesar de que no esta tan vergudo como Orlando, pero aun así me daba en sitios donde aquel no llega.

    Pues me bombeo bien sabroso, antes de que terminara le hice que se quitara el condón.

    “ándale perro, quítate el condón, quiero sentir tu leche en mi vagina” decía

    “no quiero, te puedo embarazar, lo que no quiero son pedos con tu marido” me respondio

    “no hay problema, yo traigo el DIU y no hay probabilidad de que me dejes panzona” conteste.

    El aprobó mis palabras, se salió de mi, rápidamente se quito el condón y lo avento a un lado de la cama, volvió a entrar en mi, no es por nada, pero al sentirlo al natural sentí que estaba mas delicioso. Su meter y sacar de mi fue en aumento, hasta que su leche inundo mi vagina. Clarito sentí como su verga expulsaba semen y este se depositaba en mi panocha.


    Sudorosos, exhaustos, complacidos, entregados al pecado de la lujuria, pegajosos, así quedamos rendidos ante el primer palo que nos aventamos esa tarde.

    Nada mas se aventaron uno le pregunte.

    No Isabel, ese fue el primero, ambos traíamos la pila bien cargada, y nos esperaba mas acción. Me respondio.

    Después de que reposamos otro rato, el se incorporo, fue al baño, yo aproveche a ver a la niña, me fui envuelta en la sabana que curbia la cama. La niña seguía dormida, pero con menos alta temperatura corporal como horas ates.

    Regrese a la habitación y Rogelio de nueva cuenta estaba con su verga a todo lo que daba, estaba sentado a la orilla de la cama, en sus pies había colocado una almohada en el piso, inmediato supe sus intenciones: mamarle la verga de nuevo.

    Sin explicarme mas, me acerque a el, me hinque y de nueva cuenta le mame la verga, estaba mas rica que al principio. Sus guevos seguían llenos de leche a pesar de que había eyaculado en un par de ocaciones. Mis labios se encargaron de darle una mamada de campeonato, el gemia cada vez mas a las caricias intimas que le bridaba.

    En un momento, el se levanto de la cama, extendió sus brazos para que yo los tomara, lo hice y me incorpore. Ahí el llevo sus manos a mis pechos, agarrándome los pezones, me los estiro con una maestria, con una demencia que me hacia sentir la mujer mas deseada del mundo.

    Se coloco detrás de mi, y me pidió que me pusiera en 4 patas en la cama.

    “haber mi perra, colocate empinada, quiero ver ese culote a su máxima expresión” respondio

    Obedeciéndolo me coloque en cuatro patas a la orilla de la cama, el aprovecho para colocar su cara en mi panocha y darme un oral rico. Pero en esta ocacion se pasaba de mi panocha hasta mi ano.

    (Ruth tiene un trauma con el sexo anal, un novio que tuvo en la prepa la violo analmente, por eso con su esposo no lo hacia por ahí)

    “Quiero romperte el culo mamacita” decía

    “no, por ahí no, es doloroso, la vagina te la doy para lo que quieras, pero el culo no, ese nada mas es para hacer del baño” respondí

    “Andale, no te va a doler, es solo un pequeño dolor, pero es soportable, ándale mamacita, déjame cogerte por ahí, déjame poseerte de esa manera” insistía
    “no, ni a mi marido le dejo que me la meta por ahí” suplique

    “ándale no me dejes así, quiero sentir como tu culo aprieta mi verga hasta sentir el orgasmo de venirme dentro de el” suplicaba

    Aquí fue donde doblegue mi integridad, pues solo le dije “gánatelo”

    Puso su dedo índice en mi culito y poco a poco lo fue acariciando, quería abirmelo, el sabia como coger por ahí, porque no sentía dolor, incluso no sentí cuando me metio otro dedo.

    No mames, a poco dejaste que te la metiera por ahí, si tu no haces eso, menos después de lo que el otro cabron te hizo. Interrumpi

    Así es, el me acaricio de una manera que no sentía tanto dolor, me preparo para la penetración en mi culo. Agrego Ruth

    Después de que estuvo preparando mi culo, algo así como unos 20 minutos, llego el momento de la penetración, mis nervios estaban a tope, la imagen de mi pasado regreso a mi mente, pero no tan fuerte como las veces que mi marido quería hacerlo por ahí, no se si era porque estaba muy bien lubricada o porque realmente estaba disfrutando de las caricias de mi amante de ocasión.

    El coloco su verga a la entrada de mi culito, “despacito, no me vayas a lastimar” agregue. Lentamente sentí como su verga hacia acto de presencia en mis entrañas, el dolor era algo fuerte, pero a la vez era soportable, centímetro a centímetro me fue metiendo su verga en mi culo. No entro mucho en mi cuando un fuerte dolor me recorrio desde el culo hacia toda la espalda,

    “ay no, me duele, sácamela papacito, me duele lo que me estas haciendo” suplicaba

    “pero si casi no ha entrado nada mamacita, déjame metertela por aquí” respondia

    “no, me duele mucho mi perrito, me lastima que me la metas por mi culito” me resistia a que el me la metiera por ahí.

    Así que me recosté en la cama, aun bocarriba, mis nalgotas estaban a su merced. El se resigno y no le quedo de otra que abirme las piernas y me la metio por la vagina, el cabron me estaba cogiendo como hacia mucho que no lo hacia.

    Con sus manos jalaba mis caderas hacia el.

    “así cabrona, mueve el culo que tienes, estas nalgotas nada mas son mías y de nadie mas, ni el pendejo de tu marido te ha de coger como yo” me presumia

    “si papi, tu eres mi perro, nadie me ha cogido como tu” insisitia
    te confieso Isabel, este cabron cogía mas rico a pesar de estar mas chico de la verga que Orlando.

    En un movimiento el levanto mas mis nalgas y de nuevo coloco su verga en mi culo, no se a que se debió pero en esta ocasión no me dolió cuando me la metía poco a poco, si sentí cerca incomodidad, pero no se si fue por la emoción de la cogida o que realmente estaba entregada al amor con este hombre.

    “ya la tienes toda adentro mi perra en brama, ya vez que no te iba a pasar nada” presumia mi perro en brama

    “en serio, no me duele nada corazón, bombeame despacio mi rey” respondia, aun estaba asombrada que no me produjera dolor

    Te lo juro Isabel, Rogelio me trato como una reina, también como una verdadera puta, pues con el inicie una aventura de sexo anal ( esa se las contare después)

    “¿Quién es tu perro puta, quien si te coge por el culo?” preguntaba en un tono de voz triunfante

    “tu cabron, solo tu eres mi perro, me haces sentir la puta mas sucia del mundo, ni con el pendejo de mi esposo había disfrutado así” contestaba

    El cabron me siguió bombeando mas y mas en mi culo, como te decía amiga el me tenia en cuatro patas y me estaba dando por detrás, estaba a la merced de este macho que solo buscaba la satisfacción de este encuentro y de cogerme como una puta tal y como me había convertido para el.

    Rogelio me cogia con una fuerza tal que me hacia arrancar gemidos, su verga cubria todo mi culo, no dejaba nada fuera de el, al contrario, me hacia sentir verdaderamente completa, llena, dichosa.

    “ándale perrita, grita a los cuatro vientos quien es e cabron con el que disfrutas”

    “tu, mi perro vergudo, tu me coges, me haces sentir en el cielo”

    Cuando el sintió que se venia, aumento aun mas el ritmo, su verga entraba y salía de mi culo a una impresionante velocidad, hasta que su verga solto una cantidad considerable de semen dentro de mi culo.

    Ay amiga, este hombre me ha llevado a otros lugares, el si me entrega todo, a pesar de que vivimos vidas tormentosas, tristes. Cuando estamos juntos las cosas que pasamos se nos hacen insignificantes.

    Pero, ¿que paso con su esposa? ¿se divorcio? Pegunte

    No, hablaron y expusieron sus dudas y quejas, han ido a terapias de pareja, pero el no ve mucho cambio en ella, pero ¿sabes? No me quita el sueño que el este con ella, pues conmigo es con quien verdaderamente disfruta. Contesto.


    Espero no haberlos mareado con este largo relato, se que hay errores, pero como dice mi amado esposo, soy primeriza…..

    Con todo mi amor, mi cariño y sobre todo mi cachondez…..

    “mistika”

  2. #2
    Fecha de ingreso
    31 mar, 10
    Mensajes
    182

    Predeterminado

    buen relato bato felicita a tu mujer esperamos y pronto nos cuente otro

  3. #3
    Fecha de ingreso
    28 mar, 10
    Ubicación
    TIERRA DE K-BRONES.
    Mensajes
    914

    Predeterminado

    orale mistika ese relato esta de a 1000 te felicito es como si estuviera viemdo a tu amiga cojer com el roger y mo como el pulseras de orlamdo que mi lo comozco y ya me cayo mal el vato.
    espero otra avemtura de ruth es mas porque mo le tomas umas fotos de ese trememdo qulito o qulotote.

    disculpem la ortografia le faltam letras al teklado.
    EL CAMINO DE LA VIDA ES LARGO,Y ESTE CAMINO NO TIENE REGRESO.

  4. #4
    Fecha de ingreso
    15 dic, 08
    Ubicación
    mexico - mexico
    Mensajes
    469

    Predeterminado

    que buen relaaatoooo

  5. #5
    Fecha de ingreso
    22 feb, 10
    Ubicación
    Puebla
    Mensajes
    181

    Predeterminado

    Excelente relato a pesar de que eres novata, pero escribiendo

    Gracias


    Felicidades

  6. #6
    Fecha de ingreso
    14 abr, 09
    Mensajes
    876

    Predeterminado

    muy relato espero otro mas tuyo y unas fotitos por alla
    cronopio666

  7. #7
    Fecha de ingreso
    09 ago, 10
    Ubicación
    Igualoyos
    Mensajes
    488

    Predeterminado

    Que buen relato y esperamos nos sigas relatando mas anecdotas

  8. #8
    Fecha de ingreso
    31 mar, 10
    Mensajes
    205

    Predeterminado

    Gracias a todos mis lectores, espero mas comentarios, voy a publicar mas relatos, entre ellos de mis amigas de aqui de la cuadra.....

  9. #9
    Fecha de ingreso
    05 feb, 10
    Mensajes
    90

    Predeterminado

    buen relato me gusto

  10. #10
    Fecha de ingreso
    29 nov, 09
    Mensajes
    398

    Predeterminado

    Muy buen relato, bien detallado, cumple con su objetivo de atrapar al lector y envolverlo en la trama, bueno yo si me imaginé gozando a Ruth como se autonombra, como una verdadera puta, es una lástima por su marido que nunca la haya hecho sentir así.

    ...Todo el mundo es mentira, Todo el mundo es teoria......Todo el mundo es hipocresia, Todo el mundo es porqueria...

  11. #11
    Fecha de ingreso
    31 mar, 10
    Mensajes
    205

    Predeterminado

    Cita Iniciado por pastor666 Ver mensaje
    Muy buen relato, bien detallado, cumple con su objetivo de atrapar al lector y envolverlo en la trama, bueno yo si me imaginé gozando a Ruth como se autonombra, como una verdadera puta, es una lástima por su marido que nunca la haya hecho sentir así.

    Gracias, y deja que suba el relato de mi vecina Cecilia....

  12. #12
    Fecha de ingreso
    10 jul, 09
    Mensajes
    245

    Predeterminado

    Muy buen relato, se agradece la fluidez de la redacción, salu2

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Dale LIKE!
Síguenos