Desactivarán 11 mil celulares al mes



Las telefónicas compartirán datos de los aparatos reportados.



  • Acuerdo entre Telcel y Movistar

El objetivo es que disminuya cifra de robo a transeúnte y extorsiones
CIUDAD DE MÉXICO.- Las empresas Telcel y Movistar, que recientemente firmaron el Acuerdo de Intercambio de Información para Evitar el Reúso de Teléfonos Celulares Robados, reciben en promedio 11 mil reportes de usuarios mes por robo de equipos a nivel nacional.

Así lo detallaron ambas compañías al Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que impulsó el mencionado acuerdo y con el cual serán anulados todos los aparatos telefónicos que les reporten como robados a partir de mayo.

De acuerdo con el organismo ciudadano, esta acción tendrá una repercusión importante, ya que las mencionadas compañías concentran más de 90% de los más de 80 millones de teléfonos móviles distribuidos en todo el territorio nacional.

De acuerdo con la información proporcionada por Telcel, al mes se reportan a sus líneas de atención al cliente casi 20 mil aparatos perdidos, la mitad de ellos por robo y el resto por extravío o descuido. Movistar explicó que, de acuerdo con el análisis efectuado por su área estadística, el promedio de unidades robadas a sus usuarios al mes es de mil, tanto de equipos de prepago como de renta.

En ese contexto, el consejo y las telefónicas calculan que serían cancelados al mes casi 11 mil aparatos móviles, tanto en el Distrito Federal como en el resto de la República.

El método tecnológico que se empleará y que están terminando de afinar los técnicos de las dos empresas es la anulación de la clave IMEI (International Mobile Equipment Identity, por sus siglas en inglés), es decir, la huella digital de cada teléfono.

“Es como si fuéramos a intercambiar el número de serie de un coche que se reporta como robado entre las dos compañías. No se van a manejar datos del usuario, es sólo la clave del teléfono”, explicó el subdirector de Asuntos Regulatorios de Telcel, Daniel Bernal Salazar.

La anulación del IMEI tendrá como consecuencia que el teléfono no pueda enlazarse de manera permanente a las redes de Telcel ni de Movistar, sin importar que se le introduzcan diversos chips de líneas distintas, por lo que el aparato será prácticamente inservible.

Una vez que se defina la mecánica se dará a conocer públicamente a los usuarios, pero se prevé que sea mediante una llamada al call center (centro de llamadas telefónicas) de cada compañía como el usuario podrá solicitar la anulación de la clave IMEI de su equipo así como la baja de su línea. NTX
____________________________________________________________________________________________________

Se oye muy lindo, ¿no?
Pero....

Un embrollo, denunciar el robo del móvil

Filiberto Cruz Monroy

El caso de un doctor, a quien robaron dos aparatos, muestra lo difícil que es denunciar y recuperar la línea


La cancelación del teléfono celular, cuando se pierde o es robado, no siempre resulta sencilla o efectiva, pues a veces se vuelve todo un embrollo para el usuario.
La semana pasada, las dos compañías de telefonía móvil más grandes en México suscribieron un convenio para bloquear el aparato y evitar que los chips robados puedan ser vendidos.
Así lo muestra el caso del médico Enrique Sumano Durán, de 61 años, quien sufrió un robo el 15 de diciembre de 2009.
Fue atacado cuando se bajó a comprar un refresco en una calle de la colonia Ampliación Asturias, en la delegación Cuauhtémoc.
Tres sujetos armados le robaron su automóvil, cartera, papeles legales y sus dos teléfonos móviles, uno de renta y otro de prepago, cerca de las 21:00 horas.
Como pudo, el médico llegó a su casa en la colonia Nueva Atzacoalco, de la Gustavo A. Madero, donde reportó todas sus pertenencias robadas.
Aproximadamente a las 23:00 horas habló a Telcel, donde le explicó a un operador su situación y le pidió de manera expresa que cancelaran sus dos teléfonos, aparte de los chips, con la intención de que no fueran usados por los delincuentes.
“Yo le aclaré al señor que me interesaba mucho que mis teléfonos, no sólo los números, no fueran usados por los asaltantes y me dijo que no me preocupara y me dio dos números de cancelación para mis teléfonos”, narró.
“Le expliqué que los dos teléfonos eran nuevos, uno de ellos era de plan y el teléfono me lo había regalado mi hijo, y el original que compré lo guardé en mi casa y me dijo que no había problema, que se cancelaría ése y no el que yo guardaba”, indicó Sumano Durán.
En los días siguientes el médico trató de arreglar sus problemas con la aseguradora y finiquitar los reportes hechos ante el Ministerio Público.
Tres días después, el 18 de diciembre, acudió al Centro de Atención Telcel Parque Lindavista, en la colonia Magdalena de las Salinas, por su nuevo chip del teléfono de renta.
En el lugar, una asistente le pidió un teléfono celular para colocarle el chip nuevo. Cuando le entregó su teléfono viejo le informó que no podía instalarle el chip porque tenía reporte de robo y estaba bloqueado.
En vano Sumano le explicó que él pidió que cancelaran el aparato robado y no el que él guardaba en casa. La trabajadora le sugirió comprar uno nuevo y la víctima se negó.
El médico sexagenario le explicó a una usuaria su situación y le pidió prestado su aparato. La mujer accedió y el chip fue colocado en ese aparato y posteriormente en el teléfono supuestamente reportado como robado; en ambos funcionó perfectamente.
El día 21 de diciembre compró un aparato importado con capacidad para dos chips y acudió al mismo centro Telcel, donde lo atendió otro joven, quien le vendió otro chip para prepago y le instaló ambas líneas en el mismo aparato.

El caso de un doctor, a quien robaron dos aparatos, muestra lo difícil que es denunciar y recuperar la línea


La cancelación del teléfono celular, cuando se pierde o es robado, no siempre resulta sencilla o efectiva, pues a veces se vuelve todo un embrollo para el usuario.
La semana pasada, las dos compañías de telefonía móvil más grandes en México suscribieron un convenio para bloquear el aparato y evitar que los chips robados puedan ser vendidos.
Así lo muestra el caso del médico Enrique Sumano Durán, de 61 años, quien sufrió un robo el 15 de diciembre de 2009.
Fue atacado cuando se bajó a comprar un refresco en una calle de la colonia Ampliación Asturias, en la delegación Cuauhtémoc.
Tres sujetos armados le robaron su automóvil, cartera, papeles legales y sus dos teléfonos móviles, uno de renta y otro de prepago, cerca de las 21:00 horas.
Como pudo, el médico llegó a su casa en la colonia Nueva Atzacoalco, de la Gustavo A. Madero, donde reportó todas sus pertenencias robadas.
Aproximadamente a las 23:00 horas habló a Telcel, donde le explicó a un operador su situación y le pidió de manera expresa que cancelaran sus dos teléfonos, aparte de los chips, con la intención de que no fueran usados por los delincuentes.
“Yo le aclaré al señor que me interesaba mucho que mis teléfonos, no sólo los números, no fueran usados por los asaltantes y me dijo que no me preocupara y me dio dos números de cancelación para mis teléfonos”, narró.
“Le expliqué que los dos teléfonos eran nuevos, uno de ellos era de plan y el teléfono me lo había regalado mi hijo, y el original que compré lo guardé en mi casa y me dijo que no había problema, que se cancelaría ése y no el que yo guardaba”, indicó Sumano Durán.
En los días siguientes el médico trató de arreglar sus problemas con la aseguradora y finiquitar los reportes hechos ante el Ministerio Público.
Tres días después, el 18 de diciembre, acudió al Centro de Atención Telcel Parque Lindavista, en la colonia Magdalena de las Salinas, por su nuevo chip del teléfono de renta.En el lugar, una asistente le pidió un teléfono celular para colocarle el chip nuevo. Cuando le entregó su teléfono viejo le informó que no podía instalarle el chip porque tenía reporte de robo y estaba bloqueado.
En vano Sumano le explicó que él pidió que cancelaran el aparato robado y no el que él guardaba en casa. La trabajadora le sugirió comprar uno nuevo y la víctima se negó.
El médico sexagenario le explicó a una usuaria su situación y le pidió prestado su aparato. La mujer accedió y el chip fue colocado en ese aparato y posteriormente en el teléfono supuestamente reportado como robado; en ambos funcionó perfectamente.
El día 21 de diciembre compró un aparato importado con capacidad para dos chips y acudió al mismo centro Telcel, donde lo atendió otro joven, quien le vendió otro chip para prepago y le instaló ambas líneas en el mismo aparato.




Fuentes:
http://www.informador.com.mx/economi...onom%C3%ADa%29
http://www.exonline.com.mx/diario/no...l_movil/925276

Aún así, existen maneras para cambiar el IMEI de los teléfonos celulares, por lo que los teléfonos podrían continuar en uso o ser usados para refacciones...